Cañas fritas rellenas de crema

Ingredientes para 12 personas (24 piezas)

Cañas:

  • 500gr de harina de trigo 
  • Un huevo
  • 200ml de agua
  • Aceite de girasol
  • Azúcar
  • Sal

 

Crema: 

  • 750 ml de nata
  • 20 gr de maicena
  • 60 gr de azúcar
  • Ralladura de limón 
  • 3 huevos

 

Necesitamos unos conos de metal para hacer las cañas. 

En una fuente grande echamos la harina y repartimos sobre ella media cucharada de café de sal. Hacemos un hueco en el centro como si fuese un “volcán” y vertemos en él 2 cucharadas soperas de azúcar y dos cucharadas soperas de aceite de girasol.  Usad este tipo de aceite ya que no deja sabor.

En una taza echamos un huevo y lo batimos. Le vamos añadiendo el agua poco a poco al mismo tiempo que vamos batiendo constantemente para que se mezcle bien. Incorporamos el contenido de la taza a nuestro “volcán” y removemos con la ayuda de un tenedor en sentido circular.

Seguimos removiendo hasta conseguir una masa compacta . Sobre un mesado donde vamos a seguir con el amasado vertemos harina para evitar que se pegue y comenzamos a trabajar la masa durante unos 10 min aproximadamente, e iremos añadiendo harina según necesitemos (para evitar que se pegue al mesado). Poco a poco se va manejando con mayor facilidad y finalmente nos quedará como una bola compacta.

Volvemos a añadir harina en la superficie de amasado. Vamos extendiendo la masa con un rodillo hasta que resulte un grosor de unos 3 milímetros. Con un cuchillo cortamos tiras de 3-4 cm de ancho y procedemos a enrollarlas en los conos de metal. 

En una sartén grande echamos abundante aceite (limpio, sin ningún uso) y lo calentamos a fuego fuerte. Cuando esté bien caliente añadimos las cañas a freír. Tienen que quedar sumergidas hasta la mitad para que se frían simplemente en un vuelta y vuelta.

Retiramos cuando vemos que la masa está doradita y reservamos en una fuente donde hemos colocado papel de cocina para que se escurra el aceite sobrante. Las cañas deben enfriarse antes de rellenarlas.

CREMA:

Separamos las claras de las yemas de los huevos. En un bol batimos las yemas, el azúcar y la maizena. Mezclamos con la leche y la ralladura de limón y llevamos a ebullición. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.  

Con una manga pastelera rellenamos las cañas y servimos.